Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

martes, 6 de abril de 2010

La historia del camino bajo tierra


Esta historia se desarrolla hace algunos años atrás en una región del Perú llamada Huancavelica, en donde el campo y los animales andinos son los paisajes cotidianos para los habitantes de esta zona del país.

El nombre del protagonista es Teófilo Torres, quien tenía como costumbre, cuando era niño, hacer pastar a su ganado durante gran parte del día en los campos contiguos a su vivienda.

Pero un día se quedó pasmado cuando, luego de escuchar un fuerte ruido semejante a un gran temblor y tras esconderse en unos arbustos, pudo apreciar que se había abierto una entrada al pie del cerro a donde estaban ingresando cuatro personas totalmente ataviadas con trajes dorados.

tunel400

A una distancia prudente, para que no lo vieran, el niño entró y observó unos tallados perfectos en el interior, así que decidió averiguar de qué se trataba todo aquello.

Poco a poco se fue dando cuenta de que todo lo que le estaba sucediendo era real y no un sueño, y que cosas maravillosas se presentaban frente a él. Como cuando, al pasar por un túnel, se percató que estaba transitando bajo el río Mantaro y luego, al ver una especie de ventana, pudo ver a través de ella un extenso mar de agua roja que emanaba un fuerte calor que los seres parecían no sentir.

La curiosidad por todo lo que estaba viviendo lo llevó a continuar caminando por cerca de un día más, hasta que llegó a un lugar en el que se presentaban frente a él veinticuatro túneles que llevaban hacia diferentes caminos.

Una vez que escogió uno de ellos, y tras caminar otro día más, ya exhausto y sin haber comido nada, encontró una puerta similar a la que halló al comienzo de su aventura, por la que salió, la misma que se cerró de inmediato al pie del cerro.

Grande fue su sorpresa cuando constató que no se encontraba en Huancavelica, sino en Cajamarca, a cientos de kilómetros de ahí. A pesar de que contaba a todos su historia nadie le creía.

Ayudado por la gente de Cajamarca que lo creía loco, llegó a Huancavelica, pero para su sorpresa había pasado un año desde que entró por la puerta ese día.

Al verlo, su familia se alegró mucho, pues lo habían dado por muerto. Hoy en día, en ese lugar se encuentra una escuela llamada Agustín Gamarra, pero aún existe en esa región mucho temor cuando sienten un temblor, pues piensan que la puerta nuevamente se abrirá para dejar salir a estos extraños seres de ropas doradas.

Fuente: EnigmasPerú.



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

0 comentarios:

Publicar un comentario