Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

lunes, 8 de febrero de 2010

Los espíritus de los elementos

Está muy de moda el conocimiento esotérico principalmente cuando se enfoca a todo lo relacionado con hadas, duendes, nereidas y salamandras, entre otros. Hay que tomar en cuenta que no toda la gente posee una cultura vasta sobre esoterismo y a cualquier cosa le llama el hada de las aguas, el hada del viento, el hada de la tierra y el hada del fuego.

Aquí se entra en una controversia porque las hadas sólo habitan en un elemento, la tierra, y no debe denominársele como habitante de todos los elementos. Sería como si al hombre se le designara que habita en el fuego, la tierra y el agua. Somos habitantes del elemento aire y como tales, nos movemos en este elemento con fluidez, sin que nada nos detenga. Lo mismo hacen los peces en el agua y los gnomos en el interior de la tierra.

Muchas veces escucho a gente decir que habitamos en la tierra. No es así. Que nos movamos sobre este elemento, no indica que nos podamos trasladar en su interior como lo hacen los gnomos. Quienes hayan visto a estos diminutos seres, los ven emerger de las entrañas de la tierra, como si nada los detuviera. Lo mismo hacemos nosotros, los humanos en el elemento aire; y los peces dentro de las aguas.

Apreciamos a las aguas con forma, mientras que las criaturas que la habitan se mueven en ella sin problema alguno. Hasta el pececillo más insignificante derrotaría a un campeón de natación por estar en su elemento. Al viento lo sentimos mas no lo vemos. Lo mismo sucede con las criaturas en los diferentes elementos, no los ven, pero los sienten.

Cada elemento resulta mágico y mediante la magia puede sacarse mucho provecho de ellos y de las criaturas que ahí habitan. Suele llamárseles como "espíritus de los elementos", aunque su nombre correcto sería el de "elementales".

Cada uno de los elementos domina un punto cardinal, es gobernado por un genio sideral llamado también Deva, predomina un color y también una hora determinada del día en la que dejan sentir más fuerte su influencia en nuestro ambiente y es aquí, cuando puede aprovecharse ese momento para trabajar con estos elementales.

En dirección al occidente rige el elemento agua. Es el elemento psíquico de curación y amor. Representa al otoño y al crepúsculo. Debajo de los mares, lagos y ríos existen palacios donde encontramos a estos elementales. Estas ciudades se encuentran en la Cuarta Dimensión.

El tipo de energía que proyectan es receptiva. Los metales con los que se trabaja con ellos son la plata, mercurio y cobre. Entre los elementales más evolucionados encontramos a las ondinas; se cree, entre los nórdicos, que son hijas del dios Odín y habitan en agua dulce. Las Nereidas viven en los océanos y son de mucha belleza física, muy blancas y de cabellos dorados y sedosos.

También existen otros elementales en las aguas, como las Náyades, hijas de Zeus y de otros dioses. Habitan tanto en agua dulce o salada. Son de mayor belleza que las Nereidas, diminutas, pero en ocasiones alcanzan el 1 ½ metro de altura.

La "Dama del lago", elemental del agua, funge como protectora de los tesoros y secretos de los lagos. Las Xanas, son diminutas damas que viven en las fuentes y salen por las noches con sus vestidos de velos transparentes. Quienes las han visto, suelen decir que las ven desnudas.

En dirección al occidente rige el elemento aire. Se le relaciona con la mente y la inteligencia. Los elementales más evolucionados son las Sílfides. Suelen manifestarse como mariposas multicolores y también como hermosas damas transparentes. Se dice que viven hasta 1000 años aunque algunos autores afirman que sólo desaparecen.

Su tipo de energía es proyectiva. Los metales con que vibran son el cobre y estaño. La primavera es su estación y les corresponde el alba. Otro tipo de criaturas que habitan este elemento son los Silfos. Acá encontramos a los de sexo masculino conocidos con el nombre de Wallotes y a las femeninas llamadas Arienes. También están las Fylgiar, quienes son transparentes y sólo pueden verlas sus protegidos. Llegan a indicarle a la persona el tipo de muerte que sufrirán.

En dirección al sur rige el elemento fuego, símbolo de vida y destrucción. Es el reino de la "Salamandra legendaria" o "Lagarto de fuego". Dice la salamandra que todo es posible si se tiene viva imaginación. Las salamandras son las más evolucionados en este elemento. Son muy codiciadas y respetados entre los practicantes de magia. Se les conoce también como "Llama del mago" y "Guardianes del sur".

Una vez que la salamandra termina su trabajo terrestre, se transforma en: "Farrallis", trabajando como maestros. "Aspiretes", laborando como ejecutadoras. "Ra-Arus", que es la máxima categoría y "Hiarrus", quienes elaboran los planes que se van a ejecutar.

Su tipo de energía es proyectiva. Los metales con los que vibran, latón y oro. Su estación es el verano y el tiempo, mediodía. Otros elementales del fuego son las "Limniades"; suelen manifestarse como esferas de fuego y gustan mostrarse a menudo entre los humanos quienes les llaman "fuegos fatuos". "Dedos de Luz", se manifiestan como infantes entre 8 y 9 años, con sus dedos que brillan como las estrellas.

En dirección al norte rige el elemento tierra. Es el elemento que guarda los tesoros del mundo e infinidad de elementales lo habitan. La energía que proyecta es receptiva. Su metal es el hierro. La estación es el invierno y el tiempo es la noche.

Otros elementales que habitan en este elemento son las "Driades", protectoras de los árboles viviendo hasta que el árbol muere. Las "Alseides", se les encuentra en las flores; deleitan al hombre otorgándole el perfume y néctar de estos vegetales. Las "Damas Verdes", hermosas doncellas que habitan en los bosques y desiertos, vistiendo ropajes verdes. Son casi etéricas.

Podemos atraer a estos elementales teniendo en las casas o jardines rosas, las cuales atraen a las hadas. Pensamientos, para atraer hadas del amor. Margaritas, para la creatividad. Gardenias, para la paz. Jazmín, para claridad mental y trébol, para la suerte.

Árboles como Avellano, para la sabiduría. Manzano, para atraer unicornios. Abedul, para protección y Elder, para obtener bendiciones. Estas plantas y árboles atraen hadas que sabiéndolas conservar, ayudarán con sus vibraciones en lo que se requiera para vencer obstáculos y obtener triunfos. Lo que se requiere en gran medida para obtener estas cualidades, es vivir en armonía.

Frank Barrios



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

0 comentarios:

Publicar un comentario