Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

sábado, 13 de febrero de 2010

Leyenda del Año Nuevo chino NIAN "guo nian".

La Fiesta de la Primavera es en China lo que las Navidades en occidente... el momento más feliz del año. Se trata de la fiesta más señalada para los chinos en todo el mundo, también conocida como "Nian", aunque no mucha gente sabe que Nian es el nombre de un monstruo de la mitología china.

Había una vez una feroz criatura llamada Nian que vivía en las profundidades del mar. El ser mitológico es retratado como mitad dragón, mitad unicornio. Según la leyenda, en la víspera del año nuevo, Nian salía a la superficie y devoraba el grano, animales y personas de la aldea vecina. Su plato favorito eran los niños.

Los aldeanos vivían atemorizados por el monstruo. Nadie sabía cómo deshacerse de él, así que hacían lo único que podían, esconderse en las montañas.

Una víspera de Año Nuevo, llegó un desconocido al pueblo. Era un anciano, con una larga barba canosa. Tenía un aspecto muy saludable, así que una vieja lo avisó. Le dijo que se fuera a esconder, que el Nian estaba a punto de llegar y lo devoraría.

El forastero, a modo de respuesta, la tranquilizó, y le pidió hospedaje en su casa para la noche, afirmando conocer el modo para domar a la fiera.

Llegó la noche, y Nian apareció, hambriento y deseoso de saciarse con los aldeanos. Se acercó a casa de la anciana, donde el sabio forastero lo estaba esperando. El monstruo se paró en seco a la vista de un papel rojo que colgaba en la puerta. A continuación, la noche explotó, y Nian pareció quedarse sordo y ciego por el estrépito de petardos y fuegos artificiales. La casa se iluminó de repente, y el forastero apareció de detrás de la puerta, vestido completamente de rojo. La bestia huyó aterrorizada, de vuelta al mar.

Cuando los aldeanos regresaron a sus hogares, encontraron al forastero sano y salvo, y le pidieron que compartiera con ellos su secreto. Entonces les dijo que el color rojo, las luces brillantes y el estruendo eran las tres cosas que había asustado a la bestia.

Los aldeanos siguieron las instrucciones del sabio forastero, y Nian nunca regresó.

Así, se ha convertido en tradición entre los chinos pegar en la puerta dísticos escritos en papel rojo durante la Fiesta de la Primavera. Las calles vibran al ritmo de tambores y del crepitar de los fuegos artificiales. Se encienden farolillos y se pasean por las calles, y los demonios corren atemorizados. Con las celebraciones del Año Nuevo, la gente supera a Nian, o, como se dice en chino, "guo nian".
EditorDuan Hongyun FuenteCCTV.com



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

0 comentarios:

Publicar un comentario