Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

lunes, 22 de febrero de 2010

Leyenda de los cristales

En tiempos pasados, la gente vivía en armonía con la naturaleza. Ellos hablaban el mismo idioma que los animales y las plantas.

Cazaban sólo para satisfacer su hambre y necesidades, ofreciendo siempre una oración de agradecimiento por lo que habían tomado de la naturaleza.

Con el paso del tiempo los seres humanos perdieron la inocencia y armonía. Tomaron más de lo necesario.

Se olvidaron de las oraciones de gratitud y mataron a los animales solo por deporte o por placer.

El Oso de la Tribu, el jefe de los animales, convocó a una reunión de todos los animales y decidieron que había que hacer algo.

Los osos sugirieron disparar cuando el hombre disparara contra ellos, pero el arco y flecha requería un sacrificio demasiado grande, un oso debería dar su vida para que sus tendones se pudieran utilizar como la cuerda del arco.

Las garras del oso eran demasiado largas para disparar un arco de todos modos, y se enredaría en la cuerda.

El Ciervo de la Tribu ofreció otro método de tratar el problema.

Uno de sus miembros, dijo, "Vamos a traer la enfermedad en el mundo. Cada uno de nosotros será el responsable de una enfermedad. Cuando los seres humanos viven fuera de equilibrio con la naturaleza, cuando se olvidan de dar gracias por su comida, ellos se enferman. "

Y, de hecho, el Ciervo invocó el reumatismo y la artritis, cada animal decidió invocar una enfermedad diferente.

Las plantas de la tribu fueron más simpáticas y consideraron que esto era un castigo demasiado severo, por lo que ofrecieron su ayuda.

Ellas dijeron que por cada enfermedad de un ser humano, una de ellas estaría presente
para su curación.

De esta forma, si las personas utilizaban su inteligencia, serían capaces de curar sus dolencias y recuperar su equilibrio.

Toda la Naturaleza estuvo de acuerdo con esta estrategia.

Una planta hablo en particular. Esta fue el tabaco, el jefe de las plantas.

Él dijo, "voy a ser la hierba sagrada. No voy a curar una enfermedad específica, pero voy a ayudar a la gente a volver al sagrado camino de la vida, siempre que me fumen y ofrezcan oraciones y ceremonias.

Pero si soy usurpada, si soy simplemente fumada por placer, voy a causar cáncer, la peor enfermedad de todas.

Los amigos mas cercanos de la Planta, la tribu de las Rocas y la Tribu de los Minerales, decidieron ayudar.

Cada mineral tendría un poder espiritual, una vibración sutil que podrían utilizar para recuperar la salud perfecta.

El Rubi, usado como un amuleto, sanaría el corazón, la Esmeralda curaría el hígado y los ojos, y así sucesivamente.

El jefe de la tribu de minerales, el cristal de cuarzo, fue claro, al igual que su propia luz de la Creación.

El Cuarzo puso sus brazos alrededor de su hermano el tabaco y dijo: "Yo seré el mineral sagrado. Voy a curar la mente. Ayudaré los seres humanos a ver el origen de la enfermedad.

Les ayudaré a traer la sabiduría y la claridad en los sueños y registraré su historia espiritual, incluida la reunión de hoy, de manera tal que en el futuro, si los seres humanos miran dentro de mí, podrán ver su origen y el camino de la armonía".

Y así es actualmente. Esta es una leyenda cherokee, pero ha sido dicha en casi todas las tribus en las Américas.

Se habla de un antiguo tiempo de paz, una patria mítica de todas las culturas conocidas en la Tierra. Los indígenas americanos lo llaman el "camino viejo" o la "forma original".



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

0 comentarios:

Publicar un comentario