Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

miércoles, 4 de mayo de 2011

La Historia del fuego. Nour Luis Pasco


Había una vez un hombre que estaba contemplando las formas de operar la Naturaleza, y que descubrió, como consecuencia de su concentración y aplicación, la manera de hacer fuego. Este hombre se llamaba Nour. Decidió viajar de una comunidad a otra, mostrando a la gente su descubrimiento. Nour transmitió el secreto a muchos grupos de gentes.



Algunos sacaron ventaja de este conocimiento. Otros, considerándolo peligroso, lo echaron antes de tomarse el tiempo para entender cuán valioso les podía ser este descubrimiento. Finalmente, una tribu ante la cual realizo una demostración, reacciono con tan sorprendente pánico, que se abalanzaron sobre él y lo mataron, convencidos de que era un demonio.

Pasaron cientos de años. La primera tribu, que había aprendido el secreto del fuego, lo reservó para sus sacerdotes, quienes permanecieron influyentes y poderosos, mientras que la gente se congelaba. La segunda tribu olvidó el arte, adorando en cambio los instrumentos. La tercera, adoró una imagen de Nour, porque fue él quien les había enseñado. La cuarta conservó en sus leyendas la historia de cómo hacer fuego; algunos las creían, otros no. La quinta comunidad realmente hizo uso del fuego, y esto hizo posible que ellos se calentaran, que cocinaran sus alimentos y que manufacturaran toda clase de artículos útiles.


Después de muchísimos años, un hombre sabio y un pequeño grupo de sus discípulos viajaban a través de los territorios de estas tribus. Los discípulos estaban asombrados ante la variedad de rituales que encontraron, y cada uno dijo a su maestro; "Pero todos estos procedimientos están de hecho, relacionados con hacer el fuego, y nada más, ¡Deberíamos reformar a estas gentes! El maestro dijo "Muy bien, entonces recomendaremos nuestra travesía, al final de ella, aquellos que sobrevivan conocerán los problemas reales y como aproximarse a ellos".


Cuando llegaron a la primera tribu, el grupo fue recibido hospitalariamente. Los sacerdotes invitaron a los viajeros a su ceremonia religiosa de hacer fuego. Cuando hubo terminado y hallándose la tribu en un estado de agitación a causa del hecho que habían presenciado, el maestro dijo: "Alguien desea hablar?" . El primer discípulo dijo: "Por la causa de la verdad me siento impulsado a decir algo a esta gente". "Si tu deseas hacerlo, por tu cuenta y riesgo, puedes hacerlo", dijo el maestro. Entonces el discípulo se adelantó hacia el jefe tribal y sus sacerdotes y dijo: "Yo puedo realizar el milagro que vosotros interpretáis como una especial manifestación de deidad. Si hago tal cosa ¿aceptaréis haber estado en un error por tantos años? Pero los sacerdotes gritaron: "Prendedlo". El hombre fue llevado fuera y nunca se le volvió a ver.


Los viajeros se fueron al próximo territorio, donde la segunda tribu estaba adorando los instrumentos para hacer el fuego. Nuevamente un discípulo se ofreció para intentar hacer entrar en razón a la comunidad. Con la autorización del maestro, dijo: "Pido permiso para hablaros como a personas razonables. Vosotros estáis adorando los medios por lo que algo puede ser hecho, ni siquiera la cosa en sí. De este modo impedís que su utilidad entre en acción. Yo conozco la realidad que yace detrás de esta ceremonia". Esta tribu está compuesta por gente más razonable pero dijeron al discípulo: "Tu eres bienvenido a nuestro medio como viajero y extranjero. Pero como tal, ajeno a nuestra historia y costumbres, no puedes entender lo que estamos haciendo. Cometes un error. Incluso es posible que estés tratando de hacer desaparecer o alterar nuestra religión. Por eso nos negamos a escucharte".


Los viajeros continuaron su travesía. Al arribar al territorio de la tercera tribu, encontraron delante de cada morada un ídolo que representaba a Nour, el autor del fuego. El tercer discípulo, dirigiéndose a los jefes de la tribu, dijo: "Este ídolo representa a un hombre, el cual simboliza una capacidad que puede ser utilizada". "Puede ser así, pero el penetrar en el real secreto es solo para pocos", respondieron los adoradores de Nour. "Es solo para los pocos que puedan comprenderlo, y no para aquellos que rehusan enfrentarse con ciertos hechos", dijo el tercer discípulo. "Esta es una insigne herejía, y de un hombre que ni siquiera habla nuestra lengua correctamente, y que, no es un sacerdote ordenado en nuestra fe", murmuraron los sacerdotes. Y no hubo progreso alguno.


El grupo continuó su jornada y arribó a las tierras de la cuarta tribu. entonces un cuarto discípulo se adelantó en la asamblea tribal. "La historia de hacer fuego es verdadera, y sé como puede ser hecho", dijo. La confusión cundió en la tribu, que se dividió en varias fracciones. Algunos dijeron: "Esto puede ser verdad, y de ser así, queremos saber cómo hacer fuego." No obstante, cuando ésta gente fue examinada por el maestro y sus seguidores, éstos comprobaron que la mayoría estaba ansiosa por hacer fuego para provecho personal, sin comprender que era algo para el progreso humano. las distorsionadas leyendas que habían penetrado muy profundamente en la mente de la mayoría de ellos, que lo que pensaban que podrían representar la verdad eran frecuentemente desequilibrados, y no podían hacer fuego aún si se les hubiese enseñado. Había otra fracción que dijo: "Por supuesto que las leyendas no son ciertas. Este hombre sólo está tratando de engañarnos a fin de tener un lugar de privilegio entre nosotros." Y una tercera fracción dijo: "Preferimos las leyendas como están, pues ellas son la verdadera argamasa de nuestra cohesión. Si las abandonamos y descubrimos que esta nueva interpretación es inútil, ¿que será entonces de nuestra comunidad?" Y además hubo otros puntos de vista.


Así, el grupo continuó su camino hasta que llegó a las tierras de la quinta comunidad, donde hacer fuego era usual, y donde la gente tenía otras preocupaciones. El maestro dijo a sus discípulos: "Vosotros debéis aprender como enseñar, pues el hombre no quiere ser enseñado. Antes que nada, deberéis enseñar a la gente cómo aprender." Y antes de eso, deberéis enseñarles que todavía hay algo que aprender. Ellos imaginan que están en condiciones de aprender. Pero quieren aprender aquello que imaginan debe ser aprendido, y no lo que deben aprender primero. Cuando haya aprendido todo esto, podréis entonces idear la manera de enseñar.


Conocimiento sin especial capacidad para enseñar, no es la misma cosa que conocimiento y capacidad.


El lic. Luis Pasco Chávez es Profesor Asociado en la División Académica de Administración y Ciencias Sociales del Tec de Monterrey, Campus Aguascalientes. Fuente del texto: Códice


/www.educomunicacion.com



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

0 comentarios:

Publicar un comentario