Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

jueves, 24 de septiembre de 2009

Extremadura Moras y encantadas

En lo que respecta a los seres feéricos, por toda Extremadura se suele hablar de las moras (como en Galicia, la Meseta en general, Murcia o Aragón, que no tienen mucho que ver con las moras históricas) o de encantás o encantadas (como en la Meseta o en Asturias occidental). No se diferencian mucho de las encontradas en otros puntos de la península, incluyendo las xanes de Asturias central, de manera que se les supone mujeres de singular belleza que, debido a algún hechizo o maldición, adquieren poderes y características sobrenaturales, y que habitan en castillos abandonados, orillas de fuentes, charcos o arroyos, pasando el día peinando sus largos cabellos esperando que acuda algún galán a desencantarlas.

A menudo se las asocia a tesoros reservados para el que logre desencantarlas, como las mouras gallegas o las ayalgas asturianas. A veces sólo se dejan ver por algún paraje en determinada fecha del año. No seguir las condiciones pertinentes para desencantarlas puede traer consecuencias fatales.


Respecto a las encantadas asociadas a fuentes, es recurrente en la Alta Extremadura el relato sobre el descubrimiento en una fuente de una cadena de oro a la que no se le ve el fin, seguida de la desaparición de dicha cadena al cortar un pedazo de ella para guardárselo y el posterior murmurar de una voz en la fuente lamentándose por haber perdido para siempre la posibilidad del desencantamiento.


Las encantadas no siempre aparecen como seres benévolos.

También es común por las Hurdes la historia sobre una misteriosa tienda de baratijas atendida por una mora que aparece mágicamente en un lugar encantado durante la hora anterior a la medianoche.


La mora sólo es desencantada si a la pregunta de cuál es el mejor objeto de la tienda se responde que es la propia mora. Los que responden que son las tijeras de oro o los afilados cuchillos son muertos vengativamente con esos mismos instrumentos.

A veces se sustituye a la mora dueña de la tienda en la leyenda por una jáncana.

Historias parecidas, con tienda y tijeras amenazantes, existen también en Galicia.



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

0 comentarios:

Publicar un comentario