Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

martes, 7 de junio de 2011

Los castillos en los cuentos de hadas: ¿refugio o prisión?

El castillo Neuschwanstein está ubicado cerca de la ciudad alemana de Schwangau. Fue construido entre 1868 y 1886 por el rey Ludwig II de Bavaria.
Han sido el referente, el escenario para desarrollar las acciones del mundo fantástico elaborado y recreado en los clásicos infantiles.




El miércoles 8, a las 19.30 en la sede del Instituto Cultural Argentino Germano, Juan de Garay 2957, con entrada libre y gratuita, tendrá lugar la charla: “Los castillos en los cuentos de hadas: ¿refugio o prisión?”, a cargo de la Prof. María Luisa Miretti, licenciada en Letras, reconocida especialista en literatura infantil y juvenil. Actualmente coordina la Maestría en Literatura para niños en la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario.

“Como testimonio o reflejo de todos los tiempos, la Literatura supo registrar costumbres, anécdotas, sueños e ideales a partir de la ficcionalización de realidades inmediatas.

Los diferentes formatos y estilos han demostrado, aún desde estéticas diferentes, que ciertos motivos permanecieron y aún perviven y la tradición (oral, luego escrita) ha sido la responsable de seguir manteniendo desde los orígenes a la actualidad ese cúmulo de variantes que aún manejamos con los niños y jóvenes de hoy, quizás sin recordar o pensar de dónde provienen”, adelantaron los organizadores.

“Los ‘castillos’ han sido el referente, el escenario para desarrollar las acciones del mundo fantástico elaborado y recreado en los clásicos infantiles. Es común observar que ciertos personajes -Caperucita, Blancanieves, La Cenicienta- en épocas distintas y con diferentes autores entre los que mediaban enormes distancias, existieron y se multiplicaron hasta nuestros días”.

AVENTURAS Y DESVENTURAS

“En el Castillo de Ussé (Francia) es posible leer en el tapizado de sus paredes las tropelías de los vikingos, en los azulejos de los castillos de Portugal los juegos de chicos y grandes (“La gallinita ciega”), en España la casona-palacio-cárcel de Tordesillas donde vivió recluida Juana la Loca, en Alemania el castillo de Neuschwanstein construido por el Rey Loco de Baviera, la torre en la que estuvo encerrada Verdezuela o Rapunzel, o el mismísimo Palacio Cecilienhof, sitio emblemático para la humanidad, sin mencionar otros como el de la Condesa húngara -‘La sangrienta’-Isabel (Erzsébet) Báthory, que bebía sangre de doncellas para mantener su juventud”. “Desde los ingleses El Castillo de Otranto, de Walpole, al primer vampiro de Polidori, (médico de Lord Byron), en Villa Dodati, al alemán E.T.A. Hoffmann con su Historia de fantasmas o El hombre de arena, asistimos a espacios cerrados, herméticos en los que circula el miedo, acecha el peligro y la belleza o la felicidad se recluyen o desaparecen. La literatura ‘gótica’ deriva de estas historias que trascurren en castillos y monasterios medievales. Aunque de origen anglosajón, se extendió desde finales del siglo XVIII hasta finales del siglo XIX, como reacción al Racionalismo”.

“Si bien en la actualidad algunos autores no necesitan castillos como tema o escenario, en otros persiste como un llamado más próximo a la demanda ancestral que a la moda del momento (Corazón de tinta, de Cornelia Funke o Harry Potter).

“En esta oportunidad intentaremos abordar la relación entre los castillos y los cuentos de hadas, a partir de la recreación de ciertos clásicos que los tuvieron o necesitaron para poder desplegar sus aventuras y desventuras, como sitio de refugio o de prisión”, destacaron.
DE LA REDACCIÓN DE EL LITORAL

cultura@ellitoral.com



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

0 comentarios:

Publicar un comentario