Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

martes, 7 de junio de 2011

Cantar de los Cantares: la sexualidad de los Dioses

Incursionar en el contenido de este libro de poemas, atribuido a Salomón, nos conduce a ciertos aspectos de la vida de los hombres y su relación con su creador, que nos pueden ayudar a conocer desde otra perspectiva, radicalmente diferente, a los balbuceos y gregreos, a los que han recorrido los “versados ​​entendidos”, en su vano intento de “explicar” las razones por las que este bello texto, se haya “infiltrado” dentro del contenido de un compendio de libros el contenido es considerado como “la palabra de Dios”.

Dichas razones de su inclusión, fueron ampliamente conocidas por los antiguos rabinos, quienes estuvieron al corriente de los sagrados principios de la creación, la concepción del hombre y la mujer a la “imagen y semejanza de Dios “semejanza que incluía los atributos sexuales de uno y otro totalmente diferenciados y complementarios.

Este es un tema que por su trascendencia merece ser tratado con seriedad y sin pacata ambigüedades, si como todos concordamos, la gloria de Dios es la inteligencia, hacemos uso de esta calidad para describir situaciones que han sido debidamente explicitadas por sus autores, aunque, los “intérpretes de siempre” nos lo intenten ocultar “mimetizando” varios pasajes de las escrituras en medio del follaje lírico y asexuado de la “santidad”.

Pero lo que está escrito, escrito está, así que de la misma manera, en que nos han acostumbrado los predicadores de la Biblia, que cada vez que citan cualquier pasaje de las escrituras, nos las rubrican con el afirmación: Palabra de Dios, Aleluya! Permítanme a mí también, invocar la misma actitud, para los pasajes que citaré en forma de texto.

<="" p=""> Las escrituras en el Libro I de los Reyes, nos relatan que Salomón, hijo de David, fue visitado en sueños por Señor en al menos dos ocasiones y que durante estos encuentros se le confirió a Salomón la asignación de construir la Casa del Señor, asignación que le fue negada a su padre David, por haber sido hombre de guerra y haber empuñado la espada.
“Pero el rey David era un guerrero. Así que el Señor no lo permitió construir el Templo. Dios le apareció y le dijo:” Tú has derramado mucha sangre y has llevado a cabo grandes guerras . No edificarás una casa a mi nombre, porque has derramado delante de mí mucha sangre en la tierra. Pero he aquí, te nacerá un hijo que será un hombre pacífico, y yo le daré reposo de todos sus enemigos de alrededor. Ciertamente su nombre será Salomón, y en sus días yo daré paz y tranquilidad a Israel. El edificará una casa a mi nombre. Él será para mí, hijo, y yo seré, padre. Y afirmaré el trono de su reino sobre Israel para siempre. “(1 Crónicas 22:8-10)”

La ley de Moisés, la Torah, prohibía en forma tácita determinadas acciones, tal como lo expresan los siguientes versículos:

“Y no emparentados con ellas, no darás tu hija a su hijo, no tomarás ave hija para tu hijo.

Porque desviará a tu hijo de en pos de mí, y servirán a dioses ajenos, y el furor del Señor encenderá sobre vosotros, te destruirá pronto. “

Deuteronomio: 7: vs. 3 -4

No obstante, el capítulo tres del libro I de Reyes, comienza de esta manera:

“Salomón hizo parentesco con Faraón rey de Egipto, ya que tomó la hija del faraón y la llevó a la ciudad de David, mientras terminaba de edificar su casa, y la casa del Señor, y los muros de Jerusalén alrededor. ” I Reyes 3: 1

dice de Salomón:

“Era más grande la sabiduría de Salomón que la de todos los orientales, y que toda la sabiduría de los egipcios.

y todo fue más sabio que todos los hombres, más que Etan Ezraíta, y que Hemán, Calcol y dardos, hijos de Maholà, y fue conocido entre todas las naciones de alrededor.

Y compuso tres mil proverbios, y sus cantos fueron mil cinco.

También disertó sobre los árboles, desde el cedro del Líbano hasta el hisopo que nace en la pared. Asimismo disertó sobre los animales , sobre las aves, los reptiles y sobre los peces.

<="" p="">

Y Reyes 4. 30-34

Ciertamente la figura histórica de Salomón está fuera de toda discusión, pero la relevancia del personaje pone de relieve también, sus particulares formas de vivir, es muy loable su devoción al Señor y nada hemos de decir de los acuerdos alcanzados entre ellos, los hechos están ahí y cada uno deberá sacar sus propias conclusiones, pero hay algunas evidencias que merecen ser puestas de relieve para que podamos comprender mejor algunas cosas.
Si bien la Casa De Don fue majestuosa, una obra colosal para su época, no menos suntuosa fue la casa que Salomón se hizo construir a lo largo de algo más de trece años, Señor sin duda fue reverenciado y alabado dentro de los muros del templo, pero fuera de este, quien era alabado y reverenciado al mismo tiempo de los dioses de las naciones paganas, no podía ser otro que este Rey, que maravilló a todos por la su inteligencia y sabiduría, pero que además implantó un culto a sí mismo, en todos los órdenes, incluyendo los estrictamente religiosos.

pomposidad de Salomón:

Cuentan las mismas escrituras:

“El peso del oro que Salomón tenía de renta cada año, era sesenta y seis talentos de oro; (Nota. Cada talento equivalía a unos 34 kilogramos)

Sin el de los mercaderes, y el de la contratación de especies, y el de todos los reyes de Arabia, y de los principales de la tierra.

Hizo también el rey Salomón doscientos escudos grandes de oro batido, seiscientos siclos de

Asimismo hizo trescientos escudos de oro batido, en cada uno de los cuales gastó tres libras de oro, y el rey los puso en la casa del bosque del Líbano.

Hizo también el rey un gran trono de marfil, el cual cubrió de oro purísimo.

Seis gradas tenía el trono, y la parte alta era redonda por el apoyo, ya un lado y al otro tenía brazos cerca del asiento, junto de los cuales estaban colocados dos leones.

Estaban también doce leones puestos allí sobre las seis gradas, de un lado y de otro, en ningún otro reino se había hecho trono semejante.

Y todos los vasos de beber del rey Salomón eran de oro, y asimismo toda la vajilla de la casa del bosque del Líbano era de oro fino, nada de plata, porque en tiempos de Salomón no era apreciada.

Porque el rey tenía en el mar una flota de naves de Tarsis, con la flota de Hiram.

Una vez cada tres años venía la flota de Tarsis, y traía oro , plata, marfil, monos y pavos reales.

Así excedía el rey Salomón a todos los reyes de la tierra en riquezas y en sabiduría que Dios había puesto en su corazón.

Y todos llevaban cada año sus presentes: joyas de oro y de plata, vestidos, armas, especias aromáticas, caballos y mulos. “

I Reyes 10: 14 a 25

En cuanto al tema que nos interesa en este artículo, el rey bendecido por Señor, junto con su egocentrismo manifiesto cultivar una forma muy particular de guardar sus compromisos maritales.
Continuamos con la lectura:

Pero el rey Salomón amó, además de la hija del faraón, a las de Moab, a las de Edom, a las de Sidón, ya las heteas:

Gente de las cuales Señor había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se reunió en vosotros, porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses.
A estas, ya que se juntó Salomón con amor.

Y tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas: y sus mujeres desviaron su corazón “

I Reyes 11: 1 – 3

Resulta más que interesante el poder observar como el relator de estas crónicas, pone el mayor énfasis en la condición de “mujeres extranjeras adoradores de otros dioses” sin mencionar para nada la monumental promiscuidad sexual del monarca, si continuáramos con el relato, podríamos apreciar que son estas las mujeres, las que cargan con la culpa de la “desviación” del monarca, el cual es “seducido por sus engañosos placeres”.

Nos preguntamos, y lo hacemos extensivo a cualquier persona que en el transcurso de su vida haya tenido una saludable vida sexual, puede concebir un cortejo similar de mujeres y concubinas? No estaríamos ante una situación como la que se describe a continuación “

“Adicción sexual se define como:” Conducta indefectiblemente compulsiva; tendencia involuntaria, irrefrenable, reiterativa e irreflexiva, dirigida a establecer un tipo de relación sexual estereotipada de la que queda una abrumante sensación de insatisfacción “.

La “adicción” al sexo invade todas las esferas de la vida de la persona y empieza a ser fuente de displacer en el momento en que el afectado pierde el control de la situación tal como plantea su fantasía, permitiendo que el aventurado, explorador y divertido de toda relación, se vuelva reforzador del malestar. Esta manifestación representa una conducta repetitiva que pretende calmar la ansiedad por vía inadecuada, mediante la cual, ipso facto produce más malestar y ansiedad de la que se tenía. Momento en el que produce el rechazo a uno mismo, al constatar que esta conducta no sólo no calma la ansiedad, sino crea una fuente inagotable de problemas. “

<="" p=""> Volvamos a nuestro tema, la sexualidad de los dioses, resulta evidente que en los estratos esotéricos de las religiones, se tiene un caudal conocimiento de esta realidad, incluso en aquellas que enarbolan el estandarte de la abstinencia sexual, guardan en los cofres del silencio la impunidad de sus desviaciones.
La estrella de David, que podemos observar en los pabellones patrios, es un símbolo de la sexualidad, los triángulos invertidos representan los componentes masculinos y femeninos de la creación, en la actualidad, ante nuestros ojos , que miran pero “no pueden ver”, se levantan ostensibles, los símbolos fálicos del patriarcado, en la cima de las fachadas de edificios religiosos, deberíamos saber, pero lo ignoramos, que hay personas que profesan en el íntimo de sus convenios religiosos, el matrimonio plural, se consideran sacerdotes y sacerdotisas del más alto dios, se unen por tiempo y eternidad, porque aspiran a ser dioses.

Ellos, en su fuero íntimo, aunque no lo admitan públicamente, so pena de violar convenios juramentados, que su mayor anhelo es lograr “la vida eterna” poseedores de un cuerpo perfecto como los que poseen sus padres celestiales, para poder reproducir los siglos de los siglos.

Sin duda la sexualidad es un atributo divino, los invito, después de esta lectura, a deleitarse con la lectura de la Biblia, que abran sus páginas inspiradas y disfruten de una pieza única en su género, fruto de la inspiración de Salomón, tan sublime como una melodía del cielo, la poesía de los dioses, sus expresiones de amor y placer, para quienes llevan en su corazón.

Sí, querido lector, es el Cantar de los Cantares, disfrutad sin miedo, y, al culminar, si ha sido de su agrado, manifieste: “Palabra de Dios, Aleluya!

Hugo W. Arostegui


www.pysnnoticias.com/



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

0 comentarios:

Publicar un comentario