Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

jueves, 21 de enero de 2010

Las casas de los fantasmas: historias de espectros que habitan Rosario

Cuentan que la han visto caminar por los rincones de la mansión y hasta la oyeron llorar en el sótano. Que la llenaba de pena la posibilidad de que demolieran su majestuosa morada en Alberdi y que desde el más allá hizo lo imposible para protegerla. Dicen que el fantasma de María Hortensia de Echesortu supo encarnarse en una medium.

Que se cansó de prender y apagar luces cuando la mansión estaba abandonada y sin energía eléctrica y que, aún ahora que en la casona de Warnes 1917 donde funciona el Centro Municipal de Distrito Norte, los guardias nocturnos suelen ver pasear a “alguien” por los jardines. Creer o reventar.


   El espectro de Villa Hortensia parece no ser él único que pugna por seguir presente en la ciudad. Múltiples voces de ayer y de hoy aseguran haber sido testigos de apariciones en casas y casonas, en el museo Castagnino, en el teatro El Círculo, en los cementerios y en otros tantos rincones.

Son verdaderas leyendas que describen a la ciudad tanto como a su gente.

Y se instalan en sus calles, archivos, guías turísticas, fotos y reseñas en internet.

Hay quienes han dejado escritos algunos de estos relatos que apasionan hasta los más descreídos; otros los han filmado, mientras el resto se encarga de narrarlos oralmente y compilarlos a la vez. Pasen y vean otra forma de conocer Rosario.


   El primer largometraje íntegramente de animación realizado en la ciudad da cuenta justamente de la “Rosario misteriosa”. El año pasado, el filme se exhibió en dos cines de la ciudad, se donaron 900 copias a las escuelas, lo bajaron 7 mil personas de la web (www.larosariomisteriosa.com) y se “vende muy bien, a 20 pesos, en la librería Buchín y en el Monumento”, afirma Pablo Rodríguez Jáuregui, coordinador de la Escuela de Animadores que funciona en La Isla de los Inventos y donde se creó la película.


   “A la historia de Villa Hortensia me la habían contado hace más de 20 años cuando llegué a estudiar cine a Rosario y me volví a topar con ella por la película. Luego surgieron otras tantas como la de Luisito, el boletero del teatro La Opera que luego fue El Círculo.

Dicen que el hombre no tenía casa y vivió ahí hasta su muerte; y que desde que reabrió el teatro hasta hoy recorre el sector del paraíso. Son relatos fascinantes que se transmiten de generación en generación como los cuentos clásicos sin que queden excentos del morbo y las situaciones extremas”, dijo Rodríguez Jáuregui refiriéndose a esta especie de Fantasma de la Opera vernáculo.


   Arquitectos, libreros, fotógrafos, comentarios de gente común y una guía que invita a recorrer rincones misteriosos de París sirvieron para hacer estos dibujitos animados de Rosario. El relato describe también al fantasma de un frustrado pintor no reconocido por los artistas de su época que se deja ver ante los mortales y con sentido de venganza en el museo Castagnino.


   Entre las historias que quedaron fuera de la película están la del teatro Colón, de Corrientes y Urquiza, y la de la torre del correo. El primero se demolió y se transformó en un baldío donde solían levantar sus carpas los circos que llegaban a Rosario. Cuentan los visitantes que en los carromatos “desaparecían” cosas.

El mirador del edificio postal, que comenzó a construir Angel Guido, el arquitecto del Monumento a la Bandera, se derrumbó porque, entre otras versiones, era una obra más alta que la Catedral. En el actual edificio supuestamente también suceden “cosas raras”.

Ante la demolición. A fantasmas y duendes parecen no gustarles nada las demoliciones y derrumbes. Aparecen en simultáneo con la amenaza de mover los ladrillos de lugar en alguna vivienda y se transforman en guardas celosos del statu quo de una época, su ambiente y su cultura. Basta escuchar el testimonio del secretario de Diseño y Artes Urbanas del municipio, Dante Taparelli, sobre su propia casa.

En el inmueble de 1857, ubicado sobre la avenida Belgrano, de estilo italianizante, cuatro patios, aljibe y fuente, vivieron una mujer ilustre y sus dos hijitas. Taparelli recordó que hace tres años tuvo que tirar abajo algunas paredes y aseguró que en ese momento “apareció una mujer vestida de largo con dos nenitas, una en cada mano: fueron segundos de una imagen como en diapositiva”.


   El escritor Rafael Ielpi, basándose en datos que le supo brindar el fallecido historiador Vladimir Mikielevich, publicó en su libro “Rosario, del 900 a la década infame” el misterio que sobrevuela a la casa de descanso que tuvo Justo José de Urquiza en Alberdi 1040.

“Urquiza tenía el saladero 11 de Septiembre en el ex barrio Refinería y esta casa donde los vecinos aseguraban oír sonidos de cadenas, lo que impedía alquilarla”, sostuvo.

Otra casa embrujada fue la del mariscal Santa Cruz en el pasaje que lleva su nombre, pero que ya se demolió; y una más era la de la mansión de Juan Canals, la vieja casa ubicada en Rioja y Moreno.

“Se decía que se escuchaban aullidos y llantos de dos personajes folclóricos como el chancho y la viuda.

Pero eran malandras que asustaban y les robaban las pertenencias a los que pasaban”, contó Ielpi. Y aclaró que estas leyendas o mitos urbanos no son patrimonio de ninguna ciudad (ver página 10). “Existen en todos lados. Y cuando se escuchan ruidos se reeditan las historias. Es una lástima que no sean verdad”, lamentó.
Cuenteros. Cuentistas, cuenteros o cuentacuentos. Cualquiera de las acepciones viene bien para identificar a los integrantes del Movimiento Rosarino de Tradición Oral (Moronao): narradores, titiriteros y actores que llegan a escuelas y vecinales de la ciudad para contarles, a chicos y grandes, estas y otras historias y escuchar y compilar las que les relatan en cada lugar.
   En la página del grupo (www.moronao.blogspot.com) se puede leer “Túneles fantasmas”, la historia que refiere a los pasadizos secretos que creó la mafia en la bajada Sargento Cabral, en conexión con el puerto. Dicen que “la maldad de estos hombres” sembró de muertos y de quejidos espeluznantes y fantasmales a esos túneles.
   “Nos hemos encontrado con lindas sorpresas como las narraciones de un grupo de chicos del suroeste quienes nos contaron la historia del Monte Caballero, donde supuestamente existió un pozo y un túnel en el sucedían cosas misteriosas y apariciones. También nos contaron la de la Laguna de Mandinga, que supo existir donde se ubica el shopping de Junín (Alto Rosario). Los vecinos aseguran que se arremolinaban las aguas y salía humo porque el diablo estaba allí”, subrayó la narradora Adriana
Felisia.
   Para ella, “rescatar las leyendas de los distintos barrios o zonas” es trabajar con un “importante y sensible aspecto de la cultura como es el de la oralidad”. Felisia no deja de contar que en la sala de teatro de Amigos del Arte, de 3 de Febrero al 700, no son pocos los que han visto seres extraños y han escuchado silbidos de un subsuelo “totalmente vacío”.

Relató una experiencia personal escalofriante en la escalera caracol de una mansión de Alem y San Luis y aseguró que su casa estilo campo, ubicada en barrio Echesortu y cuyo antiguo morador supuestamente fue Carlos Casado del Alisal (fundador de la localidad de Casilda), guarda vivencias fantásticas entre sus muros. Por eso, a esta altura se hace inevitable la frase: “Las brujas no existen, pero que las hay las hay”.

Por Laura Vilche



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

0 comentarios:

Publicar un comentario