Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

miércoles, 20 de enero de 2010

El mar mitológico de la felicidad

DESDE ESPAÑA.- El gran timonel, en una gesta comparable a los viajes del griego Ulises, traslada a su pueblo hacia el destino ansiado. El cacique Yonofui merece que Homero cante su gesta en hermosos versos y describa en detalle todas las aventuras y peligros que ha vivido para conducir a su pueblo hasta el mar de la felicidad.

Dotado de un canto como el de las sirenas que puede alterar la voluntad de todo ser humano capaz de escucharlo y con un equipo de remeros llenos de un gran espíritu de sacrificio, Yonofui ha logrado lo que sus ancestros ya habian iniciado: reducir Troya, perdón, Venezuela, a cenizas.

Ya lo había dicho el oráculo en su más tierna infancia, Yonofui venía amparado por el totem animal de la Lapa y de esta manera quedaba establecido que nunca construiría nada, sino que se apropiaría de todo lo de valor que hicieran otros, mientras la conjunción con el Dios Mercurio lo dotaba del poder de Midas de transformar todo lo que tocaba….en virutas.

Estas circustancias de su carta astral han sido demostradas fehacientemente por los hechos más notorios: Al tocar Sidor la ha reducido a humo, de Vencemos sólo queda el polvillo, de Éxito hará el más estruendoso fracaso, de los centrales azucareros ha desparecido el dulzor, de la salud, enfermedad y de la luz, oscuridad y no se diga nada de los millardos de dólares que se han quemado y los bancos que serán destruidos para hacer del bolívar fuerte un alfeñique.

Yonofui avanza porque cuenta con valerosos remeros, a pesar de los saboteadores que han remado en dirección contraria, impulsados por las artimañas de los dioses del Olimpo, perdón del Imperio, que han intentado matarle sopotocientas veces y dirigen las bandas de delincuentes piratas que intentan abordar la nave patriota.

Los remeros de Yonofui merecen especial mención, ya que pertenecen a dos tribus de grandes gestas históricas. Por una parte los esclarecidos timoneles son una especie de aristocracia iluminada capaces de entender perfectamente lo que hay detrás del mar de la felicidad y capaces de los mayores sacrificios por logar la meta. Son llamados también los pagapeos porque son lanzados por la borda cada vez que Yonofui necesita liberarse de alguna pesada responsabilidad.

El segundo grupo de remeros son los de la masa de alienados o remeros del Volga. Ellos no entienden nada, pero reman. Viven de los cantos de sirena e impulsan la barca hasta el abismo si es necesario, en seguimiento de Yonofui. Los alienados no necesitan que les pongan tapones en los oídos porque viven al límite. Si protestan, el gran cacique les aumenta el sueldo y les canta un cuento que los pone al borde del delirio.

Ya viene la marcha, ya viene el cortejo y el mar de la felicidad está cada día más cercano.Los remeros ya pueden vivir sin agua, sin luz y sin alimentos y se cumple la profecía de que no sólo de pan vive el hombre sino de las palabras que salen de la boca de Yonofui.

En la actualidad, el gran viraje hacia la profundizacion del viaje, de regreso a los orígenes se encuentra entre Escila y Caribdis, mientras Circe luce su toga púrpura y Penélope teje y desteje la trama de la locura de Brito, perdón Cassandra. El oráculo de Apolo no dice nada y Zeus, perdón, Bolívar, ha bendecido las hazañas de su pupilo desde las alturas del Chimborazo.

Yonofui mira su obra y se siente satisfecho. Todo lo ve rojo rojito desde Caracas hasta Buenos Aires. La luz del Alba carmesí resplandece aunque al adentrarse en Honduras pierde brillo y por las tierras australes aúllan los coyotes.

oliviabiasini@hotmail.com



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

0 comentarios:

Publicar un comentario