Feeds RSS

Ultimas noticias en el Buscador Místico:

lunes, 5 de octubre de 2009

Duende minero Muqui (leyenda)

En los Andes centrales, el Muqui o Muki, es un duende minero y, como tal, su existencia está circunscrita al espacio subterráneo: el Muqui habita en el interior de la mina. Ser fantástico que pertenece al extenso dominio de lo mágico, el Muqui se inmiscuye en el destino de los trabajadores del socavón, gratificándolos o escarmentándolos. Es un misterioso enano conocido como el dueño de las minas. Su descripción varía de acuerdo a la época. Antiguamente, por la década de los años 1930, se decía que recorría los socavones sosteniendo en la mano, una pequeña lámpara de carburo, abrigado con un poncho hecho de lana de vicuña. Tenía en la cabeza dos pequeños cuernos relucientes y hablaba con voz suave. En la actualidad no es muy diferente, aunque ahora vista ropa de minero, botas de agua y use una linterna eléctrica a batería.
La leyenda del Muqui, se encuentra ampliamente extendida en el ambiente minero de los Andes peruanos.

A veces el pequeño duende toma también la forma de animal o de un hombre muy blanco y rubio para presentarse a los mineros y engañarlos.

Archivo:Bichoraro.jpg

Muki en quechua significa "húmedo" o "humedad". De ahí se dice que el Muki aparece en los lugares donde hay agua. Aunque también podría significar "el que asfixia" (Mukiq en quechua), asociándosele al gas mortal que suele encontrarse en algunos lugares de la mina.

A pesar de la distancia y el aislamiento de los campamentos mineros, la creencia y la descripción del Muki es, prácticamente, la misma en la sierra desde Puno, en el sur hasta Cajamarca en el norte del Perú, en el centro hasta Pasco, aunque su nombre varía en algunos lugares. En Arequipa, por ejemplo, se le llama “Chinchilico”; en Puno, “Anchancho” en Pasco, “Muqui” y en Cajamarca, “Jusshi”. Todas estas ciudades están localizadas en el Perú.

Por su naturaleza, el Muqui está emparentado con las "gentes pequeñas" que habitan las diversas minas del mundo. Hermano distante del Leprechauns, natural de las minas irlandesas, elfo industrioso, marrullero y solapado., que gratifica a los buscadores de tesoros con monedas o pepitas de oro; y de los Trasgos, cuya estirpe los hace atenazados y malignos. Mas, existe un tipo de duende benigno para el hombre, aquel que mora en las minas de estaño de Cornualles y Devon.

Y, también están los enanos, habitantes de las minas de la Alemania nórdica, que al tiempo que extractores de metales de ricos yacimientos, son excepcionales herreros y excelentes metalurgistas. Un detallado estudio de los gnomos canadienses, belgas y suecos vinculados con las minas, bien puede ilustrar la frondosa genealogía del Muqui. Estas comparaciones permiten comprender la índole universal del duende de las minas andinas.

La palabra Muqui resulta de la castellanización del vocablo quechua murik, que significa "el que asfixia" o muriska "el que es asfixiado". En su vertiente huancavelicana, la palabra muqui sugiere "el acto de torcer", "ahorcar". Por ello, los antiguos mineros inconscientemente, identificaron al Muqui con el silicio, gas letal que produce la enfermedad de la silicosis.



Facebook Google Bookmarks Twitter FriendFeed Bitácoras Chuenga Fresqui Enchílame Menéame Yahoo! Technorati Del.icio.us MySpace DiggIt! PromotingBlogs

1 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno . k chevere

Publicar un comentario